Skip to main content

Cultura, Tradición y Herencia

Las propiedades míticas del maguey, hacen del mezcal una bebida única, suave y madura, que representa un invaluable patrimonio cultural e identidad de Oaxaca. Su producción es a partir de las plantas endémicas propias de la zona, sus métodos ancestrales hacen que su proceso sea totalmente artesanal y orgánico. En su elaboración se usan antiguas técnicas indígenas zapotecas como el horno cónico hecho en la tierra con piedra de canto rodado, el cual se calienta previamente con leña para lograr la cocción del agave. La molienda de este agave cocido se realiza con piedra Tahoma para después pasar a la fermentación en tinas de madera. Una vez fermentado, se destila utilizando alambique de cobre u ollas de barro a base de leña, lo que le da ese toque ahumado.

Desde la época prehispánica esta bebida ha tenido una gran importancia económica y cultural de muchos pueblos indígenas de México. Su consumo estaba reservado para las ceremonias religiosas y para la alta clase política indígena: nobles o sacerdotes solamente. Los registros históricos indican que la población nativa podía beber mezcal sólo en ocasiones especiales. Una vez liberada la prohibición impuesta para la elaboración del mezcal por la Corona Española, es que podemos disfrutarlo y maridarlo con los platos universales y gourmets más sofisticados.

Shopping Cart